Mamá ¡no veo bien la pizarra!, papá ¡se me juntan las líneas al escribir! Estas son algunas de las situaciones que habrán alarmado a multitud de familias sobre los posibles problemas de visión en los pequeños de la casa. En otras ocasiones, no es tan fácil detectar estas dificultades, entonces… ¿cómo detectar los problemas de visión de los niños?, os preguntaréis muchos de vosotros.

La realidad es que cada vez son las personas en general y niños en concreto, las que padecen algún tipo de problema visual en España, especialmente miopía. Esto es debido, entre otras cosas, a los malos hábitos del día a día que os explicaremos en la siguiente entrada de nuestro blog.

Y, es que, la miopía suele aparecer durante la edad escolar y empeora gradualmente con el paso del tiempo hasta que el globo ocular completa su crecimiento. Así, la causa de la miopía es el excesivo crecimiento del globo ocular. Esto significa que prevenir y tratar este tipo de anomalías visuales a edad temprana es muy importante.

 

Los problemas de vista en los niños

Es necesario entender que ver adecuadamente no implica únicamente tener una correcta agudeza visual, sino que está relacionado también con muchas habilidades visuales. Algunos ejemplos son: la habilidad de mover correctamente los ojos, realizar el correcto enfoque de lejos-cerca, una adecuada coordinación entre el ojo y la mano…

Además, que los pequeños tengan una visión correcta es fundamental para el normal desarrollo del aprendizaje y del rendimiento escolar. Existe una gran relación entre el rendimiento visual y el escolar. Y, es que, aunque parezca una obviedad, la visión es la capacidad del ser humano para analizar la información del entorno, conseguir un significado y entender lo que ha visto.

 

Cómo detectar un problema visual en los niños

A continuación, os explicamos algunos de los casos en los que podréis detectar los problemas visuales en los niños:

- El niño padece una falta de interés por la lectura, pérdida del hilo de la lectura o necesidad de leer con el dedo.
- Dificultad para recordar lo que ha leído.
- Salta o junta las letras o lo signos.
- Visión doble.
- Al leer frunce las cejas, parpadea mucho o cualquier tipo de esfuerzo en la cara al leer.
- Emociones de nerviosísimo o irritabilidad después de haber hecho una tarea de cerca.
- Mucha sensibilidad a la luz.
- Falta de coordinación entre la mano y los ojos.
- Dolores de cabeza continuos, incluso náuseas.
- Ojos rojos o irritados.
- Cerrar o tapar uno de los ojos para enfocar.
- Al caminar, pasos en falso o repetidas caídas.
- Posición rígida para mirar objetos de lejos.
- Problemas en la colocación de los ojos como estrabismo o bizquera.

 

¿Cuándo llevar al niño a la revisión del oftalmólogo?

Habitualmente levamos a nuestros hijos a hacerse una revisión de la vista cuando presentan algún síntoma como ojos rojos, dificultad en la lectura, dolor de cabeza… Pero, esto no significa que, si no se quejan, su visión es la correcta. Nosotros os recomendamos realizar visitas regulares al especialista a esta edad.

Diversos estudios recomiendan que la primera visita se realice al nacer y después a los 6 meses, a los 2 años y a los 4 años. En el primer periodo, de los 6 meses a los 2 años, es imprescindible evaluar el correcto desarrollo de la visión binocular para detectar posibles estrabismos. Lo cierto es que, hasta los 5 años, la vía visual no está completamente desarrollada.

Por ello, a partir de los 4 años se recomienda una revisión al año, ya que en este periodo se realizan muchos cambios en el desarrollo del niño, además de empezar la escolarización. De esta forma, los ojos tienen que estar preparados para todo.

No debe existir el miedo a este tipo de revisión ya que no es en ningún momento nociva para el niño y este suele cooperar ya que es como un juego. Habitualmente, se les aplican gotas para que sus pupilas de dilaten y poder realizar un examen a fondo del ojo. Por supuesto, no es un elemento dañino ni para el ojo ni para el niño.

 

En Viñuales Centro Óptico podemos graduar la vista de tus hijos y ayudarles a elegir las gafas infantiles más cómodas para ellos.

Somos capaces de cuidar de tu vista a cualquier edad.