Esta duda surge con mayor frecuencia de lo que crees. Cada vez son más las personas que se apuntan a llevar una vida sana y el deporte se ha convertido en una prioridad a seguir, al igual que la buena alimentación, ahora bien, ¿es mejor llevar gafas o lentillas?

Si la persona aficionada al deporte sufre algún tipo de alteración en la visión, como miopía, asigmatismo o hipermetropía, es de vital importancia practicar cualquier actividad física con la mayor seguridad para evitar el riesgo de caídas, que en estos casos resulta mayor.

hacer deporte con gafas de sol

Ciertos ejercicios o deportes no requieren de una visión perfecta, como es el caso de las actividades de musculación o de la bicicleta estática, ejercicios que se llevan a cabo en el interior de un gimnasio. Sin embargo, a la hora de practicar deportes al aire libre, como puede ser tenis, running o ciclismo, es necesario visualizar correctamente los objetos para calcular correctamente las distancias y evitar sustos innecesarios.

Para elegir una u otra opción, es conveniente conocer todas las ventajas e inconvenientes para elegir la alternativa más adecuada en función de tus necesidades y de las actividades a desarrollar.

Ventajas e inconvenientes de llevar gafas

Llevar gafas para hacer deporte tiene muchas ventajas, aunque has de tener presente algunos aspectos fundamentales para que tus salidas no se conviertan en una catástrofe. Por ejemplo, muchas gafas poseen lentes curvadas, lo que significa que las pequeñas partículas de polvo y los rayos del sol no penetrarán en el lateral para no molestarte, además, el campo de visión será completo. Estas lentes poseen filtros UV para proteger tus ojos de los efectos de las radiaciones. Asimismo, muchas de ellas son polarizadas y fotocromáticas para cambiar de color en áreas de sombra o sol y no crear reflejos que puedan perjudicar tu visión.

Ahora bien, las gafas deben contar con muchas características técnicas para suplir todas tus necesidades: han de ajustarse perfectamente para evitar que se caigan o resbalen, deben ser ligeras para que no te hagan daño, tener un recubrimiento hidrófobo que repela la lluvia o la humedad y ser resistentes a los golpes, de manera que no puedas clavarte en el ojo algún pequeño fragmento o esquirla.

Ventajas y dificultades del uso de lentillas

Es muy posible que prefieras utilizar lentillas al hacer deporte, pero en estos casos debes recordar ciertas cuestiones que pueden dificultar tus salidas. Así, es aconsejable que, antes de decidir, no solo tengas en cuenta sus ventajas, que como ya sabrás son muchas: no se empañan, no coartan la visión periférica, existe plena libertad de movimiento y previenes daños en el rostro ante una caída o un golpe.

Estas son las principales dificultades que encontrarás a la hora de llevar lentillas: no te protegen del polvo y la contaminación y tus ojos están expuestos a irritaciones y sequedades, pueden resultar incómodas de poner, no pueden cambiar de color en las zonas de sombra o sol para una mayor protección ni evitar los reflejos,tampoco sirven para protegerte de los rayos UV ni evitarán que entren pequeñas partículas en los ojos, como tampoco impedirán que te moleste la lluvia o humedad.